Entradas

Mostrando entradas de enero 14, 2012

---- "" LOCOS "" ----

--II--
                Muchos años más tarde, supe que todos le llamaban “El Chícharo” porque  estaba loco. En esos años, por falta de café para consumir, se utilizaban los granos de chicharos y se tostaban para mezclarlos con algo de café. Cuando este proceso no se realizaba bien, el grano quedaba algo más de lo normal tostado, que significaba, que en su elaboración, se había quemado; y una persona “tostada” o “tostado”, era una persona que estaba “loca” o “loco”, y “El Chícharo” para  los demás, se había pasado en su cocción. Entonces se le empezó a decir: “Estás como el chícharo, quemado”.Y desde entonces fue “El Chicharo”.                 “El Chícharo” era  un hombre muy delgado y desgarbado, del tamaño de una de las palmeras de mi isla. Apesar de su aspecto endeble, en su persona había vitalidad. El color de su piel era oscura, muy oscura, como la noche cuando la luna no quiere lucir. Su cara pasaba como una cara más entre las demás…

----- " EL PRIMER AMOR DE LA ABUELA NENA " (Capítulo XXXII) ----

                                    “EL MAR “ (El comienzo)


                Por casualidad o por el destino, mi padre y mi madre tomaron ese día, el mismo barco, y con el primer encuentro en la barandilla, comenzó el viaje de sus vidas.                 Después de presentarse mi padre, esperó que la joven tomara la iniciativa, pero mi madre no dijo nada. Ella pensó, que el silencio poseía una fuerza dramática superior a las palabras y dejó que los ojos de mi padre siguieran en su empeño. Nunca me pudo decir cuanto tiempo estuvieron uno frente al otro, en quietud, como la mar cuando está serena; pero continuaron hasta que un golpe de viento tomó la amplia cabellera de mi madre y la dejó al descuido sobre su rostro. El pelo flamante y largo de mi madre formó una cortina entre ella y mi padre. Ninguno de los dos dijo nada, y nuevamente el tiempo se perdió en ese dilatado instante. Un segundo, dos, tres, cuatro,................, y a mi padre se le antojó que no eran suficientes, y se dispus…