Entradas

Mostrando entradas de enero, 2016

PERFIL DE UN PSICO-DÉLICO

Imagen
Después de infructuosos intentos y de no sacar nada en claro en anteriores tentativas, lo he vuelto a hacer, y no crean que me ha sido del todo fácil; me lo he pensado con detenimiento, mucho esfuerzo he tenido que invertir para no terminar echándome hacia atrás en el último instante. ¡Sí entrañables amigos y amigas, esta madrugada, me he dejado caer, por casualidad y sin ánimo de lucro, por el espejo que estratégicamente he colocado en una de las paredes de la habitación donde me siento a escribir, y me quedé, como diría uno de mis profesores de antaño, anonadado!
                 Y para ello he utilizado mi mejor perfil. Sobre la mesa-escritorio el ordenador, frente al mismo, el que suscribe, y al costado izquierdo (mi lado más humano), el persistente espejo que ni por un segundo deja de mirarme. Se preguntarán cómo es que llego a afirmar que el espejo no me quita la vista de encima; pues muy sencillo, antes de tomar la decisión de colocarlo en la habitación en la q…

EL SUEÑO DEL PRIMO MANOLO

Imagen
El primo Manolo persiguió un sueño, un sueño demasiado costoso para la cantidad de años que tuvo que invertir en el mismo. Y no es que dicho sueño fuese enrevesado o complicado de efectuar, ¡no!, es que al hacerse realidad, se le fue con él la vida. Su sueño apenas alcanzó el año. Un año, y quizás un par de meses más. Se le hizo demasiado grande para el primo Manolo y no pudo sobrellevarlo, o mejor dicho, su agotado corazón pasó de una desvirtuada vida o un cúmulo de emociones demasiado complejas de llevar, y terminó saltando por los aires, repleto de sensaciones y variados olores.
                 Lo estuvo intentando, su sueño, desde inmemoriales años, desde que éramos unos críos y jugábamos a ser adultos entre cigarrillos y algún que otro vaso de ron; aunque he de decir que el primo Manolo no era amante de los alcoholes, no importaba, yo bebía por él y por los míos (mis sueños). Manolo, al igual que Ramón, su padre, caminaba con ese aire y esa prestancia que al hac…

PENÚLTIMO CAPÍTULO

Mis queridos nietecitos y nietecitas, hace varios meses que no estamos en contacto, pero la realidad de alguna manera me lo ha impedido. Ya no soy la de antes. Una semana más, un día más, o, una hora más, ¿cómo lo puedo definir…? significa para esta anciana una cuesta demasiado inclinada y complicada de escalar. Por dichos motivos expresados se comprenderá que soy más vieja, y por ende, me agoto con mayor facilidad.                  Y con todos estos achaques a cuesta, yo diría que demasiados, no soy capaz de llevar ni mi propia cabeza sobre los hombros. La historia de mi vida se me ha hecho grande, tan grande como para hacer de ella un libro como dice mi nieto, y en eso estoy, intentando hilvanar las escenas que hasta el momento no tienen un orden ni un sentido aparente, porque si pierdo un solo minuto el pasado amenaza con extinguirse de los recuerdo y bien poco podré hacer.                  No quiero decir con ello que no continúe escribiendo en el blog, ¡no, para …