Entradas

Mostrando entradas de enero 21, 2012

" LA MEJOR HORA PARA PROPORCIONARNOS UNA AUTO-SATISFACCIÓN "

(Capítulo VII)
                                              LA MEDITACIÓN.

                Con el cuerpo listo de antemano entraremos en la meditación. La posición que adoptemos para meditar debe ser la más favorable y armoniosa para la persona que lo realice. Acostados boca arriba sobre el suelo(puede ser en interior o exterior), de pie, o en la posición de flor de loto (esta última es algo más complicada si no se ha realizado antes) cualquiera de ellas, sería un buen comienzo. 
            Pongamos el ejemplo de la posición tendidos sobre el suelo: Las piernas rectas, y los brazos extendidos en ángulo de 45º con la cadera. Las palmas de las manos colocadas hacia arriba dejando que los dedos encuentren una posición natural. La cabeza debe descansar placidamente junto con el cuello sin ningún tipo de presión. Cuando todo el cuerpo esté tendido sobre el suelo, cerraremos los ojos y terminaremos de encontrar el mejor acomodo.                     Empezaremos con la respiración. Tomaremos l…

"""" LOCOS """"

- III –


                Para tranquilidad de mi familia, y para que la reputación de mi madre no quedara manchada con un antecedente de esta índole, fui llevado ante un loquero. En realidad mi caso fue expuesto ante variados, pero muy variados especialistas durante algunos meses. Muchos meses. Todos de una u otra forma coincidían en lo mismo, pero en mi madre había penetrado la duda.                 Los especialistas le dijeron a mi madre, que en mí persona, no existía síntoma de locura alguna para llegar a preocuparse. Simplemente, como un niño más, estaba desarrollando una imaginación desbordada, posiblemente influenciada por algún factor externo; pero que podía llegar a repercutir directa o indirectamente, en la personalidad dúctil e inmadura que estaba en proceso de formación. El concejo de todos los especialistas fue el mismo: 
“Usted simplemente observe”, y mi madre observó, claro que observó, a todas horas.                 Esta “observación” de los loqueros, transformó no solo mi …