Entradas

Mostrando entradas de enero 22, 2015

¡A IMAGEN Y SEMEJANZA!

¿Es realmente lo que deseamos para nuestros hijos? ¿Que sean a imagen y semejanza nuestra? Si de esta manera pensásemos, estaríamos todos irremediablemente perdidos; primeramente los infelices infantes, por intentar ser una burda copia de nuestras imperfecciones y, a continuación, nosotros mismos, por creernos que los estamos educando con positivos valores. Si así fuese, el problema podría tener solución si nos diésemos cuenta a tiempo y lo atajásemos con resuelta rotundidad. ¿Pero si no fuese más que una intencionada desazón hacia lo diferente, lo extraño, lo no enmarcado en nuestros agarrotados patrones de conducta? ¡No daré más rodeos, iré directamente a la costra! Lo que llamamos comúnmente “envidia dura y cochina”. Esto, ya serían palabras mayores.                  Intentar criar a un hijo es complicado, a dos, una tempestad; pero tres, es una generosa cantidad que se asemeja considerablemente a una odisea. Cuando la lista supera este conjunto la bombilla roja se …