Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2015

"LOS AMANTES DEL 26"

--4--
                 Un paso, dos, tres, cuatro……, el cuerpo de Federico se desplazaba sin rumbo fijo por el Parque Central. Su brazo, en un ángulo de noventa grado, aún mantenía dentro del puño el tallo de la flor; en cambio, la otra mano, escudriñó en uno de los bolsillos del traje, y maquinalmente extrajo lo que parecía una carta. La última carta recibida de su amada. Era lo que habían acordado, cada uno llevaría la suya para estar seguros. Una escena conmovedora. Un cuerpo que deambulaba sin su cabeza. Cinco, seis, siete……., continuaba dando pasos Federico. El viento se agitaba por momentos formando mangas de remolinos a los pies del pedestal de la estatua del poeta, como si el bardo le quisiese indicar que a su lado se hallaba la extraviada cabeza.                  Cuando Magdalena se encontraba a mitad de camino entre las escaleras y las habitaciones del casero, su corazón recibió un pálpito, un vuelco qu…

"LOS AMANTES DEL 26"

--3--                  Pero a pesar de las dudas y de las incertidumbres, Magdalena decidió continuar frente a la ventana, porque en lo más profundo de su alma algo le decía que en cualquier momento vería surgir por cualquiera de las esquinas del parque a su amado, y cuando ese instante llegase, no pestañearía, porque el sólo hecho de hacerlo, la despojaría de incontables segundos que bien podría utilizar en el trayecto hacia sus brazos. Se lanzaría escaleras abajo, cruzaría la avenida en menos de lo que se puede sostener un suspiro y, llegaría junto a él, con la respiración entrecortada pero con el corazón radiante. Tomando aliento lo miraría fijamente, y sin esperar respuesta de su parte, se lanzaría al cuello como una hambrienta felina que desde una perpetuidad acecha tras el cristal. Eso haría, porque su espíritu, pero sobre todo, sus carnes, no están dispuestas a continuar esperando. __ ¡Un poco más……., así, eso es señor Pe…