¡UNA POSIBILIDAD!




Le dolía tanto el cuerpo que pensó renunciar a él. Siempre creyó que era una carga demasiado pesada para llevarla tantos años sin ningún motivo. Bebió el brebaje y dejó que los ojos se perdieran en la oscuridad. Al despertar fue otro, se sintió libre, y como tal partió desnudo, sin equipaje ni ataduras.

DISEÑO GRÁFICO: MANDY BLUEE.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ESOS ANDARES…….

“CUENTO NAVIDEÑO”

¿CÓMO HACER EL AMOR EN UN SITIO INCÓMODO?