Inagotable Mujer


                                             





Entre mis manos y junto a tus profundos cabellos
discurre el fluir de tus olores.
Y es el preciso instante en que deseo poseerte
sin límites, hasta el confín de tu piel.
Mujer que me trastornas las inquietudes
elévame al igual que el intangible viento
que de solo inventarlo enerva mis arterias y ramifica mis músculos.



Estas frente a mí mujer
desnuda como siempre lo has estado
y no espero de mi lecho un majestuoso devenir
porque ahora, en este instante
siento amarte más allá de la propia palabra
de su coherencia, y de su aparente inmunidad
en esta transcendental mañana.



Mi amor de ayer, de hoy, de siempre
espérame donde tú sabes.
¡No tan lejos ni tan cerca!
¡No tan confeso ni tan comedido!
Espérame allí, del otro lado de mis apetitos
en el envés de mi corazón
en la frontera de todas mis vicisitudes, o en la calma de mis demonios.



Ya no esperó un milagro
arribó con el empeño de mi alma a tu encuentro.
Estoy junto a ti, estás junto a mí, de pie
con el silencio en el pecho y algunas lágrimas en los labios.
Eterna mujer liberadora de maldades
sostén mis esperanzas con un solo verbo,
un efímero y sutil verbo que se dispensa en cada caricia.



En tus avideces viaja mi atormentado pensamiento
y en un recodo de tu cuerpo se detiene,
me mira, y continua hasta surcar tu vientre,
hasta habitar tus más veladas intimidades.
Y es cuando a pesar de las infinitas tempestades
me aferro a tus pechos para que no me falte
el horizonte de tus días, y la paz de tu boca.




Comentarios

Entradas populares de este blog

¿CÓMO HACER EL AMOR EN UN SITIO INCÓMODO?

ESOS ANDARES…….

¡FIDEDIGNOS Y PASADOS MOMENTOS!