DE AMORES


                 



 A mi amor:

                 Hoy, catorce de febrero, nos conocimos, de eso hace ya casi veinte años, siendo escrupuloso, hacemos dieciocho. Un tango de Gardel asevera que veinte años no son nada, y yo lo ratifico, aunque a tu lado el tiempo se ha movido cual veleta al viento. Los años ni por un segundo han estado en reposo, los mismos esquivaron tormentas de calmas y serenaron interminables ardores, y a pesar de ello, no hemos dejado de amarnos; un día sí y dos también, y yo no sabría qué hacer si no fuese así. He de amarte infinitamente, en todos los sentidos y con todas mis memorias antes que me haga mayor, y es que estoy llegando, voy por ese camino donde la mayoría de las cosas se vuelven difusas y los amores se hacen apacibles. ¿Azar o inquebrantable destino fue nuestro encuentro? La una o el otro, o los dos al unísono, hasta ahora no me había sentado a meditarlo, y creo que me da lo mismo su simbolismo, porque continuamos adyacentes, uno al lado del otro como los inseparables dedos de una misma mano. Y después de tantos vestigios, de infinitas y agotadoras entregas, aún sigo intacto, exceptuando las cantidades de afectos transmitidos que han dejado de ser míos, para ahora pertenecer al común de los silencios, a esa inquebrantable quietud que hemos blindado en estos casi veinte años. Puede que el amor sea efímero, inseguro por momentos y circunstancias, pero el nuestro vida mía, se halla a prueba de artefactos balísticos, de imprevistos temporales, y de malintencionados pensamientos. Y es que sin darnos cuenta nos hemos ido alimentando el uno del otro, y ahora estamos aquí, sin saber con certeza quién es quién.

                                                                                                                  Te amo.   

    

Comentarios

Entradas populares de este blog

“CUENTO NAVIDEÑO”

“EL CANTANTE”

¿CÓMO HACER EL AMOR EN UN SITIO INCÓMODO?