Capitulo IV

La justicia palabra contradictoria que esconde muchos significados en tan pocas letras.¿Qué es la justicia, que somos nosotros frente a esta extraña señora que muchas veces da la impresión(a parte de ser ciega), de poseer una misteriosa y ofensiva sordera?El mundo necesita justicia, o mejor dicho, que se imparta justicia; no podemos esperar un golpe de suerte para que los más débiles puedan comer cada noche, y que cada noche en sus sueños puedan gritar sus penas y ser oídos.Creo que esto no marcha bien, y cada día, sumando cada rincón de la tierra, algo se complica un poco más.No entiendo las banderas, no comprendo las fronteras, las armas me producen una agonía en mis venas y mi sangre se colapsa; la política es una retórica que no conduce a ningún progreso. Todo esto que está pasando a nuestro alrededor era necesario, hemos terminado un siglo, quizas antes de tiempo porque nosotros mismos lo hemos violentado; claro que sí, violamos las leyes, las únicas leyes que no necesitan de la justicia para ser dictadas, las leyes de mi casa, las que están en el pueblo, las leyes que rigen la vida en la ciudad, las que mueven el país, las leyes del mundo, las simples leyes del universo; las leyes que entre todos hemos destruido y convertido en mierda. Para algunos ahora estamos en crisis, pero otros, la mayoría, nunca han estado en crisis, porque más que crisis lo que siempre han tenido es hambruna.Esto es como el conquistador que es conquistado, muchas veces emigramos y ahora nos toca ser emigrantes.Creo que estamos en la etapa final y posiblemente los Incas tenían mucha razón; para que de todo esto surja algo bueno debemos terminar, el ciclo ha concluido y debe comenzar uno nuevo; quizas es la ley(que esta vez escuchará)de la propia evolución del universo.Todo lo que está puesto en la tierra debe morir para que pueda aflorar un nuevo amanecer.No es pesimismo, lo que no podemos es seguir haciéndonos más daño, no tenemos derecho en convertir el mundo en pequeñas parcelas, no tenemos derecho en conquistarlas en nombre de la justicia y permanecer por siglos en el poder; enarbolar banderas e idiomas y como sublimes conquistadores en el nombre de la paz destruir y saquear este planeta porque es mío, o porque yo llegue primero al reparto.Dios que nos escucha, desde su altura a fomentado la variedad y la desigualdad, y desde su inauguración bien poco y torcido ha hecho; fue necesario que los científicos descubrieran el genoma humano, para saber que somos más parecidos de los que muchos pensaban u ocultaban, y que todos en algún momento de la evolución nos agarramos a la misma rama.No importa tales descubrimientos, el negro es negro, y el pobre, un muerto de hambre que si no tiene padrino jamás será bautizado.Seguiré pensando que todo va a cambiar,que más pronto que tarde,comenzaremos desde el principio; pero esta vez en espiral.Y si desde otra galaxia llegan seres extraños para conquistarnos, estaremos unidos en una sola tierra, bajo una misma bandera, y con un solo idioma para defender nuestra integridad; pero está claro que para los seres que lleguen del espacio, no seremos más que un grano de arroz en el universo infinito.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“CUENTO NAVIDEÑO”

“EL CANTANTE”

¿CÓMO HACER EL AMOR EN UN SITIO INCÓMODO?