Sonido Musical

Dejo que las palabras por ellas mismas encuentren la salida y si por afición son algo caprichosas, dejo que se agrupen en una gran orgía.
Dejo que los silencios invadan las horas, y por negligencia dejo que fluyan sin orden, sin espera, sin métrica y sin punto final.
Y por dejar, me dejo al viento, me obligo a callar y a encontrar entre espacio y tiempo, la justa medida de estos años, de estos primeros acordes que no quieren rimar.
Pero nunca permito el desorden, y dejo que sin números aparentes, sin palabras revueltas, cada una de ellas choquen en el rostro de la inconsciencia.
Solo se necesitan un poco de palabras alocadas, sin futuro, pero con fuerzas suficientes para gobernar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“CUENTO NAVIDEÑO”

¿CÓMO HACER EL AMOR EN UN SITIO INCÓMODO?

“EL CANTANTE”