CAPITULO V ( MUY IMPORTANTE )

Una niña dejó de respirar por el deseo de otro menor que tomó la decisión de jugar con su vida. La niña estaba sola, tan sola que no tuvo tiempo de pensar que la compañía le perjudicaba la salud. Ahora comparto la tristeza de la niña, que por su soledad, el rumbo de sus días fue a la deriva. ¿Quién es el culpable de esta desgracia? Todos somos culpables, y mucho más, los que ahora quieren tener una cuota de protagonismo en esta triste y burda historia. Nadie se dio cuenta que la niña, cada vez que tomaba las calles ni su sombra estaba con ella. La niña negó el pueblo, porque para el pueblo, la composición  de su rostro y las líneas de su figura, no eran armónicas y bellas para el patrón del pequeño pueblo. Y dónde estaba su ángel, el que le acompañó en la primera comunión, dónde estaba el día a día que desde el comienzo, antes del cole la niña pidió. Alguien, desde su poder de conceptos estéticos y falsos patrones, tomó ese día la violencia como bandera de la nueva nación de guapos y guapisimos, y la niña desapareció. La tierra prometida de seres iguales, de niñas y niños, de hombres y mujeres, de perros y gatos que solo ven más allá de sus narices; de un todo, donde alguien que por casualidad busca la diferencia, no entra en el juego cruel de una sociedad igualitaria y monótona. Siempre se está listo para juzgar, pero pocos, para desde el comienzo escuchar. La niña solo quería sentir que alguien la escuchaba, que sus palabras no flotaban al viento, y de sentir que estaba viva en el pequeño mundo de sordos y mudos. Un guía, como el perro lazarillo que protege a su dueño, la niña pidió a gritos: "Ayuda....nadie me comprente ". El menor (menor en que orden ), o los menores ( porque más de uno fueron ), son de buena cuna, tal parece que desde los primeros años pocos esfuerzos y malos cimientos. Más allá de la crueldad, de la cruda realidad, hay que pensar en el futuro; sobre todo, eso, " pensar ", que poco se piensa. Toda la información y  cultura llega a través de los ojos, y hay muchos más sentidos esperando para ser realidad el sueño de otros niños que quieren ser diferentes porque su espacio y su mundo son más amplios; no termina la belleza con la mirada. Después del horizonte hay más distancia. Tiene que llegar un cambio, pero primero hay que abrir la mente, sin ningún prejuicio, y dejar el pasado, el olor a naftalina en el viejo armario de un tiempo pasado. Pequeña niña, yo también estoy contigo. Soy extraño, diferente y no sigo la línea recta de los iguales, soy la no comprención, el olvido; el ser deforme que un día tomó la decisión que no era diferente, que la diferencia estaba en los imitadores, que la diferencia estaba en los demás. Comprendí que dentro de uno está la bondad y que la verdadera libertad la encontramos  cada día, al conocer y aprender algo nuevo. Desde ahora el pueblo no será el mismo, tus pasos libres, sin ataduras ni miedo, llegaran a la parada, y con gran seguridad, sin mirar atrás, tomarán el autobús.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“CUENTO NAVIDEÑO”

“EL CANTANTE”

¡FIDEDIGNOS Y PASADOS MOMENTOS!