HISTORIAS ESPIRITUALES: " Una noche diferente"

Siempre he tenido la sensación que a nuestro alrededor alguien está con nosotros. Son los espíritus, los nuestros y los que están perdidos y no reconocen su condición en este espacio nuevo para ellos. Muchos se han acostumbrado a esta situación y otros hacen de su posición privilegiada una forma de vida. Sólo hay que escucharlos, y los que podemos, verlos. Hay que tener los sentidos dispuestos y en alertar para esperar el momento. Todos podemos tener una experiencia extrasensorial. Hay que ver y no mirar.


La otra noche, hacía mucho calor y salí al patio para tomar un poco de aire fresco. La luna estaba en todo su esplendor, y entre las sombras de los árboles vi una forma, para ser más exacto su contorno. Lentamente se fue desplazando hacía mí, como si flotara en el aire. No puedo decirles que era una forma humana, pero en lo que podemos llamar la cabeza las líneas se afinaban para después ser más amplias en su forma, lo que en ese momento me imaginaba como los hombros. Todo lo que podía ser el cuerpo caía por su peso como si fuera una tela al viento.


Dejé que los ojos se desviaran por descuido hacia otro sitio y encontré a mi perro mirando extasiado a la pared. Mi perro está mayor pero no senil. Estaba con la parte trasera sobre el suelo y sus patas delanteras rectas. Con una mirada cómplice me miró y soltó un aullido corto pero intenso. No muy agudo, más bien grave, y se enredó entre mis piernas. Le tomé la oreja derecha como le gusta, y lo acaricié con calma hasta que se tranquilizó. Es una especie de contraseña que tenemos para decirnos que estamos conectados, y que los dos hemos visto o sentido lo mismo.
Mi perro es muy sensible y cuando siente en profundidad otras sensaciones, se da vuelta a la pared y se concentra en su vida perruna, pero es casi imposible su concentración. Creo que en otra época, mi perro fue un humano.
Al poco rato sentí como una cascada de agua fresca en mi oído. Desde pequeño veía cosas. pero pensaba que formaban parte de mi mundo, que eran reales, y que todo era completamente normal. Con el tiempo todo se convirtió en una monotonía, hasta que un día desaparecieron las visiones de la noche a la mañana, y nunca más vi ni sentí nada. Ahora, después de los años han regresado.
Para decir verdad, a todo esto le tengo un poco de respeto, pero sin llegar al miedo. Quiero conocer lo que está fuera de nuestra realidad y poder llegar a comprender lo que no se puede explicar. Lo que está oculto y no podemos darle un sentido, es tan real como la propia vida, solamente hay que saber ver más allá del sentido común.


Mi perro se calmó y dejó de estar en guardia. La cascada de agua fresca se convirtió en impulso eléctrico, y el cosquilleo penetró por el brazo derecho y lo colmó en su totalidad hasta invadir todo el cuerpo. Por un momento me sentí diferente, más mayor, con la seguridad de los años ante la vida. Mi perro se levantó de su sitio y me miró de una forma diferente a la acostumbrada, pero sin temor. Creo que mi perro sabía que no era el mismo, que estaba cambiado. Tomé la correa para llevarlo a dar un paseo y no opuso resistencia. Fui por el camino habitual, despacio. Mi cuerpo era más lento que de costumbre, pero me sentía bien, calmado y relajado. Llegamos hasta el parque donde le gusta saltar y hacer su actividad más preciada, la arqueología. Lo solté para que diera su paseo de costumbre.


La noche estaba refrescando. Un olor a jazmín llego de la nada y penetró en mi nariz como aliento puro y olvidado. No sabía que hora podía ser, pero estaba por amanecer. Era la hora de marchar a casa. Llamé a mi perro por su nombre pero no respondió a mi llamada. Fui hasta el sitio en que lo vi alejarse. Estaba desorientado, como buscando algo perdido y que no encontraba.
Estaba muy cansado quería estar en casa descansando, todo se me hacía demasiado pesado.
Mi perro no vino conmigo, había cambiado, era otro. Me miró con sus ojos perdidos y penetró en la casa que está junto al parque, en la que hacía un mes el anciano y su perro habían dejado este mundo para encontrarse con sus espíritus. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ESOS ANDARES…….

“CUENTO NAVIDEÑO”

¿CÓMO HACER EL AMOR EN UN SITIO INCÓMODO?