"9 millones"

Posiblemente sea una cifra redonda, una hermosa cifra. Nueve millones, si lo decimos muy despacio entra su musicalidad de gran cantidad lentamente en los oídos. Es una respetable acumulación de números. Si comenzamos desde el número 1, mucho tenemos que contar para llegar a "9 millones". Les hablo de una estadística redonda que se va incrementando con los días hasta sumar y llegar al año. No quiero que lo olviden, "9 millones", un monto que pesa mucho, dependiendo de lo que intentamos acumular. Nueve millones de dólares, de euros, de libras esterlinas o de yenes.¿Qué bien? A muchos se les produce una sonrisa que cubre toda la cara. "9 millones" de panes que multiplicó el cristo, de peces, y de cosas que se acumulan por demás. Nueve millones de promesas que se dejan al olvido porque el día está a punto de terminar y la cama nos llama como ramera lasciva. Uno sobre otro, de golpe, en ocasiones muchos más, decenas, dependiendo del día, pero al final del año "9 millones" que no significa nada para muchos; para los que les tiene que importar. Puedo seguir con los números, las cantidades y las cifras, pero me pierdo. Estos son los momentos qué no se por dónde comenzar y que decir. Amigos, saben de qué les escribo, de una cosa simple, de "9 millones" de niños que mueren al año en el mundo por hambruna, una cantidad sin importancia porque la mayor parte del mundo está en crisis.¡Que pena!, posiblemente si este año la estadística se duplica, alguna conciencia poderosa se conmueva. Somos todos cobardes, y yo me incluyo, no hacemos nada mientras el dolor no entra por nuestra puerta.¿Cómo podemos dejar pasar esto? Uno, dos, tres, cuatro, cinco.......... hasta 9 millones, me destruye el alma.¿Qué es genocidio, alguien me lo puede explicar?
       Estoy perdido y no se que hacer, 9, número, que para algunas culturas esta ligado al futuro, qué futuro sin los "9 millones" de cada año. No se si llorar. ¿Qué hacemos? Los días no pueden seguir acumulándose uno tras uno.Creo que lo que está pasando en el mundo, toda esta situación económica mundial, es un castigo, y que al final todo esto traerá un cambio en algún momento de este siglo. Un castigo, no creo que sea divino. Son las almas en pena de todos los niños que no han podido descansar porque su estómago se perdió en una promesa. Y también creo que todas estas almas se están uniendo en un soplo total para pedir un pedazo de lo que sea, pero que llegue a las tripas. Posiblemente será la única manera de saber que el mundo está en crisis, pero no de posesiones, en crisis de conciencia.
       Lo más desesperante, que la comisión internacional de bla bla blá........, no se reune hasta el 2015 para plantear nuevos objetivos en los próximos años, y para pedir un aumento por su trabajo. Hay que justificar los salarios.¿Cómo se pueden marcar nuevas metas, si las anteriores no fueron cumplidas?¡No importa, hagan su congreso, que estarán bien acompañados en sus espaldas y que los oídos le zumbarán!Por favor no olvidemos esta cifra: "9 millones".

Comentarios

Entradas populares de este blog

DE AMORES

¿CÓMO HACER EL AMOR EN UN SITIO INCÓMODO?

LA MISMA nada