" EL PRIMER AMOR DE LA ABUELA NENA" capítulo XXI

¡Los benditos limones que endulzaron mi vida! Por esta vez, perdí la batalla a la gravedad, los limones llegaron antes al suelo y después mis manos, pero fue el momento justo para que mi caballero hincara rodillas al suelo y su mirada y la mía se encontraran en el mismo espacio. Los dos, sin ponernos de acuerdo fuimos al encuentro del mismo limón. Un limón verde claro marcado por el rocío y con todos sus encantos al viento.
__ ¡Tu madre me dijo que tomara algunos limones para........ --y las palabras se perdieron de su boca.
__ ¿Hacer limonada?-- le dije.
__ ¡No! -- y el tiempo se dilató por un instante-- ¡Claro, para hacer limonada! --y sus ojos penetraron en mi cuerpo.
__ ¿Limonada.........?
__ ¡Te............! --llenó los pulmones de aire, pero no fue suficiente.
__ ¡Dime! --le dije mientras tomaba del suelo los demás limones.
__ ¡¡Te quiero..............Nena!!
Era la primera vez que me llamaba Nena, nunca antes había sentido la música de cada una de sus letras: N....E....N....A. Sin saber que hacer me levanté con la intención de ir hasta la cocina para preparar la limonada, pero me tomó del brazo delicadamente y con un propósito firme.
__ ¡Mi padre puede venir y estamos perdidos! --fue lo único que me pasó por la mente en ese momento.
__ ¡No me importa tu padre, mi alma no puede más, cada día me pierdo en mis sábanas tratando de encontrar alivio en las horas, pero en la mañana todo sigue igual, y espero con paciencia cada encuentro para relajar el cuerpo! 
Sus palabras fueron las justas. Entraron en mí y nunca más se fueron. Sin pensarlo, me tomó con su mano derecha la mejilla, a la vez que sus labios refrescaron los míos. Sabor a dulce limón dejó en mi piel. No se si fue corto el beso, pero por el breve instante viajé a tierras desconocidas y regresé a la realidad después de varias noches. Mi mundo se hizo más amplio y mi inocencia se convirtió en mujer. De mis manos los limones escaparon volando.
Más tarde, en el salón mi padre comentó.
__ ¡Ya no es la misma! ¡ Con los años a perdido lo más importante! ¿Para qué queremos una mata de limón si el sumo no es ácido? ¡Al menos está bien fresquita! --y se bebió la limonada de un sorbo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ESOS ANDARES…….

“CUENTO NAVIDEÑO”

LA MISMA nada