" EL PRIMER AMOR DE LA ABUELA NENA " ( CAPÍTULO XXXV )


                                    

                       “EL MAR “(El comienzo)



                En esta ocasión no voy a dar rodeos porque la historia del niño y su madre, con los años que han pasado, aún la llevo entre mis más cercanos recuerdos, y no quiero dejar que caiga en el olvido por culpa de mis infinitos años. ¡Deseo que vosotros sean parte de ella!
                El sonido del metal hace milagros. Dos puertas antes de llegar al final del pasillo de los camarotes y a mano derecha, se escuchó una voz que se escapaba al exterior al pasar por el umbral de la misma:
__ ¡Soy médico! ¿Quién necesita un médico?

                El milagro que esperaba mi madre se hizo realidad. El chocar de las monedas al viento, cual campanas redoblando llamando a misa, puso en alerta la conciencia pecadora del galeno que necesitaba ser confesada. Y que mejor confesión que acudir al llamado del metal.          
__ ¿Es usted doctor?—le preguntó mi madre.
__ ¡Sí señorita! ¿Es usted la enferma?
__ ¡No! ¡Es un niño que viaja con su madre y está ardiendo en fiebres!—afirmó mi madre.
__ ¿En que camarote están?—inquirió el doctor con decisión.
__ ¡No viajan en camarotes! ¡Viajan en la cubierta del barco! ¡Acérquese, mire, están allí entre ese grupo de personas que los rodean!
__ ¡No puedo, las normas...........!— vaciló el médico.
__ ¿Qué normas doctor? ¿De que normas me habla usted?
__ ¡No puedo llegar hasta ellos..............estoy de viaje con mi esposa y mis hijos..................!
__ ¡........y no se puede mezclar con “esa clase”!—se lo dijo mirándole a los ojos.
__ ¡No............. quería decir........que soy médico.............!
__ ¿Es médico de qué? ¿De animales, o no tiene entre sus pacientes a “animales”?
__ ¡No señorita........., pensaba que era usted la que necesitaba ayuda................., por eso salí..................!

                Mi madre retuvo la respiración. Bajó la cabeza apoyando la barbilla contra su pecho, y con los ojos húmedos pero centellantes, le respondió.
__ ¡Mi querido doctor, yo también viajo en la cubierta del barco, no tengo camarote!
__ ¡.........................!—el médico se quedó sin palabras.
__ ¡Pero mire, ve esta bolsa, dentro hay monedas de plata, muchas, muchas monedas deseosas por cambiar de dueño!—le contestó mi madre con la seguridad de una consagrada actriz.
__ ¡Por esta vez............., haré una excepción! ¡Y lo hago por usted señorita que tiene una educación que me ha convencido.............!
__ ¡Menos palabras doctor que el niño lo necesita!—concluyó mi madre.
__ ¡Mis honorarios.........!
__ ¡Si le salva la vida a esa pequeña criatura de dios, toda la bolsa será suya!
__ ¡Es que..................!
__ ¿Es que le parecen pocas monedas?—dijo mi madre.
__ ¡No! ¡No, para nada! ¡Es que la vida del niño está en las   manos de Dios......................!

__ ¡¡Y AHORA EN LAS SUYAS DOCTOR, VERÁ LO QUE USTED HACE!!—- y sin pausa, continuó con mayor fuerza--- ¡¡Y EN MARCHA, QUE LAS PALABRAS SOBRAN!!—la voz retumbó en todo el pasillo.

                Ni el médico ni mi madre sintieron los pasos del hombre que llegó junto a ellos. Se dieron cuenta cuando escucharon la potente voz que se adueñó de la noche. Detrás de mi madre, en sus espaldas, el robusto hombre de campo se plantó. Era mi padre, que llegó en silencio, pero en el instante justo para escuchar toda la conversación que mi madre sostenía con el doctor.
__ ¡Esperen, voy por mi maletín!—dijo el médico entrando en su camarote.
__ ¡Gracias caballero por su ayuda!— dirigiéndose a mi padre.
__ ¡Algo había que hacer, y usted tomó la primera decisión! ¡Es usted muy valiente señorita Medea!
__ ¡Rosario! ¡Mi nombre es Rosario! ¡Medea es el personaje de la obra teatral! –- contestó mi madre.
__ ¡Hasta este momento no se había presentado......!
__ ¡Me llamo Rosario Valido.............García!
__ ¿García?--- respondió mi padre sorprendido.
__ ¡Si García, como usted caballero!--- afirmó mi madre.
__ ¡No le parece que es una coincidencia interesante señorita.........Rosario!
__ ¡Sin duda caballero.............!
__ ¡Estoy listo, veamos al niño!--- dijo el médico saliendo del camarote con el maletín en la mano.
__ ¡Sígame por favor!--- no dijo nada más mi madre y se dirigió a las escaleras.

                Delante mi madre, le seguía el médico, que con el rabo del ojo no perdía de vista a mi padre que lo llevaba casi pegado a sus espaldas. Los tres tomaron las escaleras en una coreografía perfecta. Sin perder minuto alguno, llegaron a cubierta y entre la multitud adormecida, se fueron abriendo paso hasta llegar a los pies de la mujer y su hijo enfermo. Mucho le costó a mi madre encontrar un médico, pero al final lo logró. Ahora lo importante es el niño, aunque los sueños de mi madre están muy cerca de echar a volar.

                No eran buenos tiempos. ¿Podemos afirmar sin equivocarnos cuál es el mejor tiempo? ¿Este en el que estamos viviendo? ¡No lo se, pero en todo caso, el tiempo es el mismo, que sin hacer una pausa, continua su camino con la misma constancia de siempre! ¡Nosotros somos los que cambiamos! ¡Para bien, o para mal de los demás! ¡No quiero seguir filosofando, estoy muy cansada! ¡Ahora me voy hacer una infusión muy caliente, y voy a sentarme en la mecedora del patio a esperar que llegue la noche! ¡Hasta pronto mis queridos nietos!





Comentarios

Entradas populares de este blog

ESOS ANDARES…….

“CUENTO NAVIDEÑO”

¿CÓMO HACER EL AMOR EN UN SITIO INCÓMODO?