EL PRIMER AMOR DE LA ABUELA NENA



(CAPÍTULO XLII)

                Como deben suponer, mi madre se quedó sin sus ahorros de toda la vida. El viaje concluía, pero recién comenzaba la más larga e incierta travesía. El barco llegó a puerto como dijo mi padre, diez días después. Para todos comenzaba una nueva vida. El enfrentarse a un nuevo mundo con lo que trae consigo, es un reto algo complicado. Si a esto se le suma el desconocimiento del entorno, los medios económicos, y la desorientación total; convierten a la persona que llega, en una extraña o extraño en todos los sentidos. ¡Eso era la madre del niño y su familia, mi padre, mi madre, y los cientos de pasajeros, que la mayoría no tenían idea de a dónde habían llegado! ¡Unos extranjeros sorprendidos!
                Desembarcaron y por fin sus pies tocaron tierra. Muchos llevaban simplemente un macuto o morral con alguna muda, o algún recuerdo para no olvidar de dónde venían. ¡Ahora eran hombres y mujeres con un pasado muy lejano! ¡Un pasado tan lejano, que no le importaba para nada a la nueva sociedad que querían conquistar! ¡Sus vidas comenzaban en el instante que pisaron el muelle! Comenzaba la cuenta a tras para buscarse literalmente la vida.
                El grupo que compartió los avatares del niño enfermo permaneció sin moverse, esperando una opción, o una simple idea para dirigir sus pies en algún sentido. Pasaron por aduanas para verificar los papeles, pero juntos. En la época el control aduanero era bien diferente que el actual. Muchas cosas influían para no tomar por válidos los documentos. El carácter del controlador, la forma en que se mira al funcionario de turno, un simple gesto; cualquier elemento supuestamente sospechoso. ¡Era muy difícil que una persona con aspecto extremadamente humilde y con los papeles en regla fuera rechazada, porque sabían que venían únicamente a trabajar! ¡Aunque todo podía pasar en una frontera!
                ¿Ahora qué hacemos? Se preguntaban, esperando la respuesta del otro. Mi madre me contó, que la incertidumbre era tal que no se querían separar. Deseaban permanecer pegados sin importarles nada más.
__ ¡No tengo idea a dónde ir! –Dijo mi padre con la sinceridad que le caracterizaba-- ¡Yo simplemente partí, sin pensar que en algún momento llegaría! ¿Es contradictorio verdad?
__ ¿Alguien tiene algo de dinero? –Preguntó mi madre. Todos se miraron, pero la respuesta se quedo en la nada-- ¡Es una pregunta tonta, sé la respuesta! ¡Creo que primero debemos buscar la forma de comer! ¡Después pensaremos en lo que vamos hacer cada uno de nosotros!
__ ¡Señorita, no tengo dónde ir con mi niño! ¡Vengo con una dirección.........! –La madre del niño no pudo continuar, las palabras se le atascaron en la garganta y comenzó a llorar.
__ ¡Espera mujer, primero intentemos comer! ¡Delante de nuestra cara están las oportunidades, solamente tenemos que pasar en el momento justo! ¿No es verdad? –Le dijo a mi padre mirándole a los ojos.
__ ¡Tienes toda la razón! –Le contestó mi padre lleno de esperanza.  

DISEÑO GRÁFICO: MANDY BLUEE. 
                  

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿CÓMO HACER EL AMOR EN UN SITIO INCÓMODO?

ESOS ANDARES…….

¡FIDEDIGNOS Y PASADOS MOMENTOS!