---- SOMOS LA SOLUCIÓN ----


                               

                                     

                Tengo la esperanza que los días dejen de seguir siendo los mismos después de algunos años más, y que al final dejemos de derramar lágrimas y sangre en este espacio común que nos permite respirar y amar. Incontables siempre seremos los que nada tenemos que perder, y no debemos seguir permitiendo que los poderes vulneren nuestra capacidad de vivir libremente. Es denigrante consentir esta continua esclavitud de ideas, cuerpos y almas que nos mantiene embobecidos a lo largo de nuestra existencia. No hay continentes, comunidades, países o poblaciones, que su dominación ideológica no sea impuesta por sus representantes al resto de la población hasta llegar al estrangulamiento literal. En unos países hay cotos privados, en otros dictaduras, en muchos seudo-democracia, en cientos mentiras y promesas. En el resto, dominación, crueldad y esclavitud. ¡Una cosa iguala a estos gobiernos! ¡En todos hay personas que su pensamiento, su identidad, y su voluntad, se desvanece cada día; sin contar los que no  abrirán más sus ojos!
               ¡Han pensado qué hemos hecho y qué haremos el resto de nuestra supervivencia! ¡Bien poco para nuestro bienestar! Los que nacen sin nada en algunos minutos morirán. Los miserables rebuscan en la basura en busca de alimentos. Los pobres se subastan y se venden por alguna mercancía para continuar la agonía al día siguiente. Los trabajadores se esclavizan para no perder su estatus y comprar con su sudor algunos efectos materiales y sentir que no son personas del montón, que ellos lograron el estado del bienestar con la venta de su tiempo “libre”. Los profesionales respiran algo aliviados porque se dan satisfacciones no alcanzadas para los que nada poseen; pero todo esto a cambio de sacrificios, y de vender en algunas carreras el alma a la ideología de turno. En medio están los débiles, olvidados, desclasado por razas, credos, o colores de piel. Los enfermos olvidados en cualquier rincón, ancianos, deformes e incompletos. Los que se han dado al vicio y a la perdición. Los que sueñan y no entran en ninguna clasificación mencionada. ¡Muy poco hemos hecho por nosotros mismos!     
                Alguna luz tendrá que vislumbrarse por el horizonte. Espero que en la tierra brote la conciencia real, y todos desde nuestra humilde posición dejemos de conformarnos con lo establecido. No es posible continuar permitiendo  las injusticias sociales a las que somos sometidos. ¡Esto es una labor de colectivo! ¡La balanza mundial se inclina y es la oportunidad para salvar nuestra naturaleza! ¡Para ganar, puede ser que perdamos muchas cosas por el camino, pero es la única manera de sentir que aún estamos vivos!

Fotos: ARA y MANDY.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ESOS ANDARES…….

“CUENTO NAVIDEÑO”

LA MISMA nada