MEMORIA DE UNA JOVEN


                                                 



                                                                        

                                                              -- 2 --


__ ¿Cuál será la razón para que algunas de mis amigas tengan éxito con los chicos y yo no? ¡No lo puedo entender, y mucho menos comprender dónde es que radica el problema! ¿Será que todo esto no sea más que un problema de liderazgo? ¿Será que no me gusta complacer sin más el ego de las personas que me rodean? ¿O será que no cultivo la moda del instante, que no es otra que seguir la corriente sin importarnos a donde nos lleve? ¡No lo sé y comienzo a preocuparme porque cuanto más reflexiono más daño me hago con mis solitarios pensamientos! ¡El hecho de estar sola y no encontrar un chico algo tiene que ver posiblemente con mi forma de pensar o mi comportamiento incondicionado! Es complejo, o al menos dificultoso ante la sociedad. Veo a mis amigas que hacen un comentario, el más intrascendental, y al momento tienen una respuesta masiva y unificada apoyándola como si hubiesen descubierto alguna esperada fórmula para salvar millones de vidas, y no comprendo este comportamiento que me deja pasmada cuanto menos. Si yo hago algún comentario, doy mi opinión, o simplemente planteo mi punto de vista, soy ignorada, por esto pienso que no soy un fenómeno de masas ante los demás, y esta actitud es la que no me posibilita un contacto directo con el sexo opuesto.


                  Aunque parezca descabellado, este racionamiento de la joven no estaba mal encaminado. Su presencia no era requerida por la multitud, porque la joven en sí no formaba parte intrínseca de esta manera de ver las cosas que ella llama corriente actual o presente, pero aun así, la soledad es un problema cuando se desea estar acompañado, y es lo que nuestra amiga desea resolver lo antes posible. Lo delicado del caso de la solitaria joven radica únicamente en su espíritu, sí, en su espíritu, que la conduce por derroteros adversos al resto de los mortales. Nuestra inquieta joven deseaba amar con su espíritu, y no con las palabras que pueden decirlo todo o nada.
 .

Continuará…………………
Fotos: ara.
                 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ESOS ANDARES…….

“CUENTO NAVIDEÑO”

LA MISMA nada