LOBO-TOMÍA

                                 


No sé muy bien qué hacer con lo poco
que me ha quedado intacto.
En estos precisos instantes no es mucho
pero al menos da para un consuelo.
El azar, algunos lúgubres caminos
y mis intensas pasiones
han terminado por agotar las reservas de estremecimientos.
Esas piadosas mentiras que me han acompañado
a lo ancho de mis embarazosos tropiezos.
Ahora me encuentro aquí
varado como un navío sin mar
como un amante sin verso que no halla la certera métrica
para adormecer los sentidos.
Y es cuando se me empañan las horas
porque el día se arrastra
para que no lo vea marchar
detrás de la luna.
De esa engreída que cada mes
derrama sobre mí su savia
y no me deja otra opción
que mirar al cielo y aullar.   


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿CÓMO HACER EL AMOR EN UN SITIO INCÓMODO?

ESOS ANDARES…….

¡FIDEDIGNOS Y PASADOS MOMENTOS!