“LOS LÍMITES DEL TIEMPO”

                                        
                



                 A mí nadie me advirtió que después de un premeditado tiempo lo andado hay que desandarlo, y estoy aquí, atrapado en medio de esta encrucijada sin saber hacia dónde tomar. A veces me vienen pensamientos que me incitan a la partida, y la sangre me vuelve al cuerpo y salto y salto, y corro y corro intentando desbocarme como lozano caballo que no admite jinete; pero la altanera valla que aparece en mis realidades me lo impide, aunque he de decir, que en más de una ocasión la he rebasado cayendo del otro lado a cuatro patas como el soñador equino antes mencionado.

                 En otras oportunidades, que con el maldito y avizor tiempo van siendo las más, intento continuar por el sendero trazado y me agoto y agoto, y deliro y deliro, y comienzo a girar en torno a mí como el perseverante perro que no renuncia a morderse de una vez y por todas la cola; aunque he de decir también, que en más de una oportunidad he dado con mi cola y en francachela con ella termino acariciándola como en los viejos tiempos.  

                 ¡Así es, y no lo puedo evitar! Estoy siendo golpeado en el cuerpo injustamente por los aniversarios y de algún modo tendré que ponerle remedio. Es más, dentro de una semana, lo voy a vaticinar, los días del mes irán en aumento, y yo estaré, desde la noche anterior, esperando el amanecer para encender la lumbre y atiborrarme de recuerdos. Y alguna panceta también.



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿CÓMO HACER EL AMOR EN UN SITIO INCÓMODO?

ESOS ANDARES…….

¡FIDEDIGNOS Y PASADOS MOMENTOS!