<<<< " LA MEJOR HORA PARA PROPORCIONARNOS UNA AUTO-SATISFACCIÓN " >>>> (Capítulo V)


El factor orgánico es el otro cincuenta por ciento dentro del juego apasionado de la auto-satisfacción. Les había mencionado sobre las formas, tamaños, grosores, o aspecto en general de los órganos sexuales tanto de la mujer como del hombre. Todos los tabúes que tenemos sobre este aspecto, debemos dejarlos a un lado y comenzar de cero. Lo importante dentro de esta práctica es sacar el mayor partido a cada una de las zonas de nuestro cuerpo, y para lograrlo, hay que conocerse más y mejor. Hacer de una limitación, una virtud. Cuando pensamos que no damos la talla, o que no estamos a la altura de una circunstancia es falso, debemos verlo como una meta que debemos de lograr.

En el escaparate de la humanidad, cada uno de nosotros contamos con posibilidades variadas (en cuanto al sexo y al placer) que nos identifican para bien o para mal, y esto es nuestro don. En la auto- satisfacción no hay fronteras. Un pene pequeño, retorcido o flácido, es tan sublime, o más, que uno que se toma por normal. Una vagina poco profunda, estrecha y seca, es tan deliciosa como cualquier otra. Un cuerpo sin líneas, de estructura mayor, y de piel curtida en mil batallas, goza de belleza y pasión si su dueño o dueña lo desean. Cada ser humano porta infinitos secretos por descubrir, y cada edad trae consigo un embrujo y su verdad. Hay que vivir cada momento como si fuera el último de nuestras vidas, y en todos ellos entregarnos sin medida ni condición.

Se de un hombre que dejó de practicar el sexo porque su erección no era completa. Con los meses la disfunción fue mayor y probó con las pastillas milagrosas, hasta dejar su órgano al olvido. ¡Esto es lo menos indicado! ¡Lo peor que se puede hacer! Este hombre no llevaba una vida sana físicamente. El poco ejercicio de su cuerpo y los excesos de todo tipo en su dieta, lo convirtieron en un paralítico sexual. Se abandonó en cuerpo y mente, y su órgano sexual cada vez fue más pequeño, hasta ser algo menos que nada. El pene dejó de ser multifuncional, para convertirse únicamente en el grifo que da paso al líquido residual de nuestro cuerpo. ¡Qué impotencia para un órgano dispuesto a mantenerse vivo!

En la parte orgánica que le toca, este hombre mató a su pene a través de su cuerpo, pero la peor renuncia fue la de su psiquis. No tenía un pensamiento fuerte y entrenado para influir en todo su organismo. Era de mentalidad débil, y como la mayoría de una generación, condicionada por los prejuicios y las creencias religiosas-doctrinales. ¡El pecado mayor es dejar morir sin ningún sentido nuestra sexualidad! ¡Aquí sí hay pecado! Cuando el problema de disfunción es mayor, y no está en nuestras manos la solución, hay que entrenar aún más la mente y llenarnos de espiritualidad. Debemos hacer del obstáculo una vía para alcanzar la auto-satisfacción. ¡Recuerden! ¡La auto-satisfacción es algo más que una ínfima masturbación, es el paraíso de nuestros deseos. ¡Si queremos, todos, podemos sentir placer, sólo hay que trabajar!

Comentarios

Entradas populares de este blog

ESOS ANDARES…….

“CUENTO NAVIDEÑO”

LA MISMA nada