""""SIMPLES PALABRAS""""


                     “LA NAVIDAD”


                La navidad regresa con el mismo aroma a naftalina de siempre. Pocos son los cambios que se producen en su continua repetición de cada año. El mismo ritual, cena específica donde es casi imposible violar el menú, familias reunidas que se repelan, cánticos monótonos con letras dadaístas, películas de corte religioso trasmitidas por la televisión con el firme propósito de afianzar en su credo, alguna alma descarriada que intenta escapar por los caminos de la vida. Las mismas luces, que en su constante parpadeo, nos dicen en clave, que quieren cambiar de oficio y convertirse al budismo. Es la humanidad llamada creyente, que para la mayoría, el nacimiento del niño Jesús es simplemente motivo para armar el belén.
                ¡Pasa lo mismo con el acto de ser bautizado! ¡A los niños se les practica primeramente este ritual, porque hay que aparentar ante...............Dios, no, ante el vecino, que mi hijo tiene más poderío que el tuyo! Es la seudo-creencia de la apariencia. Es increíble que el cristianismo esté fundamentado en la humildad, la entrega al prójimo, la carencia de todo artilugio de riquezas y bienes; y en su evolución estática, la interpretación que se ha hecho de esta liturgia, es todo lo contrario. ¡Amarás a tus bienes y posesiones por encima........!   
                Lo mismo pienso de otras religiones, que en nombre de sus creencias, se mutila el cuerpo y las ideas de los más débiles. ¡Cada una es interpretada de forma personal, defendiendo sus propios intereses! Pienso que Dios, si existe, está ajeno de forma voluntaria o involuntaria a este negocio mundial en nombre de él. Los libros sagrados fueron creados posiblemente por mandato del ser supremo, pero escritos por la mano de cualquier pecador con alguna intención determinada, que con el paso del tiempo, estas manos se han multiplicado. ¡Esto es como un tema musical pasado de moda, que con los años es versionado, para que cada persona de la época en que vive, se mueva a su ritmo!
                ¡Si me preguntan si creo, mi respuesta es, sí, creo primeramente en mí! ¡Porque creo en los demás! Es el fundamento de la humanidad. Los primeros hombres, no encontraban una respuesta a los sucesos que se le materializaban, y necesitaban un porque; encontrar en su primitivo mundo caótico una posible lógica. Esto fue importante, porque comenzó la evolución en el pensamiento primitivo, y en el desarrollo de la especie. La maquinaria evolutiva se puso en marcha, y derivó en que unos necesitaban creer en cada acontecimiento que se desplegaba ante sus ojos, y otros encontraron el pretexto, para que los demás siguieran creyendo. Estoy seguro, que los primeros brujos, agoreros, curanderos, chamanes, y demás, tuvieron de algún modo una experiencia directa con algunos de estos hechos o fenómenos sin explicación. De forma “causal” se les revelaban continuamente, y la mayoría, como la lluvia, el sol, la luna, los truenos y rayos llegaban con su preponderancia del cielo. Algunas culturas americanas, la explicación a estos fenómenos la encontraban en la tierra que pisaban, en la madre tierra que les da de comer, y en la que yacen sus muertos. Quizás sea algo más concreto que tenemos a mano, la tierra, el cielo está muy alejado, tanto, que si existiera un Dios, tendría que ser del universo infinito y no solamente de este planeta.
                ¿Por qué somos tan egocéntricos en pensar que Dios está pendiente para cada una de las interminables peticiones, muchas banales, que le hacemos constantemente? ¡No! ¿Por qué pensamos que Dios está en el planeta tierra y no en Martes, o en alguna galaxia distante perdida en el universo? ¿Por qué alabamos lo no tangible y condenamos al que tenemos a nuestro lado? ¡Dios dice, amarás al prójimo! ¿Es posible que en estos días Dios esté muy ocupado en las iglesias, templos, parroquias, etc., y en otras partes del mundo la hambruna, las enfermedades, y la injusticia se muevan a su antojo? ¿Es posible? ¿Puede ser que Dios vele solamente por los suyos, y los que profesen otros credos estén desamparados? ¡No lo sé!
                ¡Pienso que la fe es importante, y que mueve montañas, pero hay que comenzar por creer primeramente en nosotros, nuestras convicciones deben ser personales y no colectivas! ¡Cuando la humanidad marcha en tropel bajo un dogma, sea cual fuere, no es saludable, porque al final están aislados, en un círculo cerrado! ¡Creo en la vida, en el trabajo, en el amor, en la noche y el día, en los seres que nos han dejado y que ahora están en algún lugar protegiéndonos, en la humanidad que necesita, que si Dios existe, ponga un poco de orden en el mapa del mundo! ¡Tenemos que pensar que Dios está con nosotros, porque nosotros somos Dios, y nadie nos puede condicionar en nombre de otro, nuestra propia existencia! ¡Si hay que pedir se pide, si hay que rezar se reza, pero desde uno mismo, y seguramente la respuesta llegará, tarde o temprano, desde el interior de nuestro ser! ¡Ningún mortal tiene poder para dirigir nuestros actos espirituales, y los pecados, no son más que el pretexto para el control! ¡El mayor pecado es no pecar! ¡Creo en Dios, porque creo en mí!
                

Comentarios

Entradas populares de este blog

“CUENTO NAVIDEÑO”

“EL CANTANTE”

¡FIDEDIGNOS Y PASADOS MOMENTOS!