" EL PRIMER AMOR DE LA ABUELA NENA " (Capítulo XXXVI)


                             EL MAR (EL comienzo)





                Estoy aquí nuevamente y será por mucho tiempo. No lo olviden.
                Nos habíamos quedado en que mi madre, el médico, y mi padre, estaban junto al niño. El mar solamente escuchaba y el barco se dejaba llevar entre las aguas profundas del océano. El silencio en cubierta se hizo denso, y todos, los que dormían y los que no, hicieron un círculo alrededor de la madre y su hijo, para no perder detalle de lo que iba a suceder. Posiblemente esta era la primera vez que un doctor hacía el honor de mezclarse con los de cubierta. 
                El médico dejó el maletín sobre el suelo y se acercó al niño y su madre. No fue necesario un examen profundo para saber que la situación era complicada. El pequeño tiritaba, los temblores dominaban todo su cuerpo, y su aspecto, estaba muy lejos de ser alentador. Después de tomarle la temperatura y de comprobar el ritmo de su corazón, sacó del maletín una pequeña botella de vidrio ámbar con un líquido espeso. Inclino al niño, y le puso en los labios el frasco. El extraño brebaje penetró por la garganta del pequeño de un golpe y sin avisar. Al parecer el sabor del mismo era espantoso, por los movimientos de su cuerpo y la expresión de su diminuta cara. La escena parecía surgida de uno de los lienzos del renacimiento. Un cuadro donde el menor de los detalles poseía por si solo un valor dramático. El silencio fue el único protagonista.
                Puso el frasco dentro del maletín sin decir nada, y mientras se incorporaba habló.

__ ¡Hay que esperar, solamente esperar!
__ ¿Qué hay que esperar?--- le preguntó la madre desesperada.
__ ¡Hay que esperar, si no es demasiado tarde! ¡Hay que esperar a que  la fiebre remita.............!
__ ¿Qué hay que esperar doctor?--- preguntó mi madre.
__ ¡Si no disminuye la temperatura en su cuerpo, nada se podrá hacer!
__ ¿Por qué.........................?--- y el llanto de la mujer rompió el silencio.
__ ¿No se puede hacer alguna otra cosa doctor?--- preguntó mi padre sin perder la calma.
__ ¡No! ¡Solamente Dios..............! ¡No! ¡Nada más puedo hacer!
__ ¿Hay alguna esperanza?--- dijo mi madre.
__ ¡Que el medicamento detenga las fiebres! ¡Los síntomas.............! ¿Señora, el pequeño ha comido o bebido............?--- le preguntó el médico a la madre.
__ ¡Comer...........poco doctor, y hemos bebido del agua de ese tonel que está allí! ¡Lo ha puesto la tripulación antes de partir para que todos bebamos!--- contestó la madre.
__ ¡No puedo hacer un diagnóstico certero, pero el niño presenta manchas en la piel, inflamación en las articulaciones, deshidratación, y fiebres altas! ¡Puede que sea fiebre palúdica, o una especie de fiebre................., pero no estoy seguro! ¡Como le he dicho, hay que esperar que el medicamento actúe en su organismo! ¡Estos barcos llevan y traen muchas enfermedades infecciosas! ¡Lo único que podemos hacer es esperar que amanezca!--- tomó su maletín y se puso en marcha.
__ ¡Espere doctor!--- dijo mi madre cortándole el paso--- ¡Venga por favor!--- y lo llevó hasta el tonel que contenía el agua--- ¿Piensa que puede ser................?
__ ¿El agua? ¡Posiblemente! ¡No es la primera vez que hago esta travesía, y he visto muchos hombres en apariencia sanos, que antes de llegar al destino han muerto presentando estos síntomas! ¡Es un viaje, difícil, para los que van en cubierta! ¡Muchos suben a bordo portando enfermedades e infecciones, y a esto hay que sumarle las pésimas condiciones..........! ¡Usted sabe!
__ ¡Claro que lo se doctor! ¡Lo se muy bien!--- sin darle tiempo a decir una palabra más, le dijo--- ¡Tome, esto es por su trabajo!--- y le extendió la bolsa con todas las monedas en su interior.
__ ¡Mañana hablaremos!--- y sin decir nada más, dio media vuelta y se marchó en dirección a su camarote.
        
                Pocas horas faltaban para que el sol brillara en el horizonte. Todos regresaron callados a sus pequeños espacios en cubierta, junto a las pocas pertenencias que llevaban consigo. Cada uno buscó el acomodo del cuerpo y otros simplemente se quedaron con la mirada perdida en busca de una estrella que los iluminara durante toda la travesía.
                Mi madre y mi padre comenzaron a caminar en silencio, ninguno de los dos le dijo al otro, me acompañas por favor. ¡No! ¡Solamente se alejaron de los cuerpos tendidos en el suelo!
                Antes de salir de cubierta, mi madre giró la cabeza y vio a la madre que entonaba una canción de cuna a su hijo en brazos. ¡Se miraron, nada más se miraron!

__ ¡Estoy muy cansada, tengo tantos años de cansancio!—fueron las únicas palabras que se escaparon de la boca de mi madre.
__ ¡Esta noche ha sido larga! ¡.........................! ¿Por qué no vas a descansar? ¡...................! ¡Si tuviera un camarote te ofrecía mi cama, pero sólo te puedo brindar un pedazo de suelo entre las cazuelas y las patatas, y sin que se de cuenta el cocinero!--- fueron sinceras las palabras de mi padre.
__ ¡Gracias, pero mi cansancio va más allá de mi cuerpo! ¡El pensamiento, los sueños, el alma, todo lo tengo cansado! ¡............! ¡Esta noche creo que tengo más años! ¡Qué soy mucho mayor! ¡...................! ¡Gracias, pero quiero estar despierta cuando amanezca! ¡Seguramente me quedaré por aquí!
__ ¡...................! ¡Si no es una molestia para usted, me gustaría acompañarla pero,...................el resto de mi vida!--- no fue nada fácil para  mi padre decir lo que sentía, pero lo soltó de un solo golpe.
__ ¡...................!--- mi madre quedó sin habla.
__ ¡La he ofendido!
__ ¡No! ¡No, es que no esperaba..............!
__ ¡Creo que en mi destino estaba este barco, y dentro de él, lo más amargo y dulce que me ha podido pasar! ¡Esta noche he sentido de cerca el dolor y el sufrimiento! ¡Es difícil pensar que la vida de una persona depende de las monedas que lleves en lo bolsillos! ¡La justicia no se divide en partes iguales para todos! ¡No, claro que no! ¡Pero también descubrí que en esta vorágine hay esperanzas! ¡Qué no todos somos iguales, y que la bondad existe! ¡Cuando la conocí, el mundo se me hizo más amplio, y supe que mi vida, de alguna forma, estaba tomando sentido! ¡Ahora, en esta noche en calma, descubrí la entrega sin condición, y supe que el pequeño no está solo! ¡He visto por primera vez el amor, y lo vi en sus ojos! ¡.........................! ¡No quiero perder la dulzura que por algún motivo se me ha revelado!
__ ¿Si no le escuché mal, me dijo que era hombre de campo?
__ ¡Sí señorita!--- afirmó mi padre.
__ ¡Sus palabras de hombre de campo.............................., me han ruborizado!
__ ¡No era mi intención! ¡Si, soy de campo, pero siempre he intentado conocer lo que se esconde más allá de mis narices! ¡Aprendí a leer y escribir por mi abuela, y lo demás me llegó como caído del cielo! ¡La tierra y la lectura, siempre han estado presente en cada instante de mi vida!

                Mi padre continuó hablándole a mi madre sobre su mundo. De sus pensamientos y sus sueños. Le habló de amor, de sus ojos profundo, de su pelo cómplice del viento, y de su benevolencia. ¡Mi padre habló, habló con sus labios, habló con el corazón y habló con todo su ser! ¡No dejó de hablar, porque mi madre no dejó de escuchar! Pasó el tiempo, y pasaron las horas, y mi madre supo que desde este momento nunca más estaría sola. La voz de mi padre la relajó, y sus palabras la llevaron hasta una nube cálida y placentera. ¡Cómo mismo les cuento, mi madre me contó, que fue la primera noche que su cuerpo y su mente descansaron sin miedo y sin prisa!

__ ¡Está amaneciendo!--- dijo mi madre.
__ ¡Sí! ¡Un día más, o un día menos!--- contestó mi padre.

                Y quedaron en silencio. En silencio como la nada.  




DISEÑO GRÁFICO: MANDY BLUE.




                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿CÓMO HACER EL AMOR EN UN SITIO INCÓMODO?

ESOS ANDARES…….

¡FIDEDIGNOS Y PASADOS MOMENTOS!