“EL ELEGIDO”


      PUBLICACIÓN: (Seis)


               Una vez un elegido cometió el desatino de sentarse a esperar la llegada de la verdad. Su propósito era firme --¡Nada ni nadie me desviará del camino correcto!—De esta forma hablaba a sus fieles seguidores, y a los que convencía con las promesas. Y así, con esta idea en la cabeza, los días pasaban uno tras otro sin ningún resultado positivo. No podía perder la calma, en algún momento, estaba seguro, la verdad haría acto de presencia. Solamente debía estar dispuesto para sorprenderla y exhibirla al mundo. De esta forma demostraría que no mentía, y poseía el poder suficiente para hacerla suya.
                 Pero la verdad no llegaba como él pretendía que fuera. No la podía palpar, y era lo que más le molestaba, su inconsistencia. Quería  retenerla en sus manos y gritar a viva voz --¡Miren aquí la tengo, yo nunca me equivoco! – Por más intentos que hacía por conquistarla, la verdad se escapaba, y lo más terrible, sin tener conciencia de haberla obtenido. En realidad nunca estuvo seguro de cómo y cuál era la verdad, simplemente se calló para que las cosas continuaran con su monotonía habitual. Él estaba en desacuerdo con todo, nada compaginaba con su forma de actuar; y la simple posibilidad de un cuestionamiento se borró inmediatamente del pensamiento. ¡El único que piensa es el Elegido! Lo imprevisto se eliminó del pensamiento, y la vida tomó un prisma monotonal. La opción, fue desterrada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ESOS ANDARES…….

“CUENTO NAVIDEÑO”

¿CÓMO HACER EL AMOR EN UN SITIO INCÓMODO?