"LA NOTA"


                      PUBLICACIÓN: (Uno)
                                                                                                                             
                 Pasé nuevamente por el mismo lugar, pero esta vez estaba todo en calma. Sobre el asfalto quedaban los restos olvidados de la noche anterior. Bolsas, papeles, un ejército de cigarrillos esparcidos y sin orden, botellas a medio vaciar, y el aliento de algún perfume barato distorsionado en el viento; pero sobretodo, el silencio dominando el ambiente de la fresca mañana. Se respiraba una calma nada contagiosa desde todos los ángulos, con un embrujo especial que convidaba a permanecer en el espacio como un objeto más entre los tantos olvidados. El parque permanecía vacío y tuve la sensación que todo había sido un sueño, y al despertar ella no estaba. No recuerdo su nombre, quizás nunca me lo dio.
                 Tengo la reminiscencia de una silueta en la distancia. Una mujer entre la multitud desorbitada que gritaba y no paraba de moverse. La descubrí en uno de los bancos del parque, sola, simplemente con su melena al viento y su cuerpo armonioso y frágil. Fue lo primero que descubrí al entrar en el torrente humano desperdigado por toda la plaza. Estaba con su vestido blanco y las piernas cruzadas entre sí. En los pies llevaba unas sandalias rojas que dejaban ver sus dedos desnudos. Unos dedos claros y en completa armonía entre ellos. Sus pies jugaban con la arena del parque a formar figuras sin sentido. El mismo sentido desorientado que perdí al contemplarla. No sé si fue el corazón, pero una punzada en el pecho me paralizó, y de alguna forma vi doblegada mi voluntad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ESOS ANDARES…….

“CUENTO NAVIDEÑO”

LA MISMA nada