“EL CANTANTE”


PUBLICACIÓN:(Setenta y ocho)

                Por mucho que lo intenta la voz seguía ausente y Juan se perdía entre las dudas.
__¿....  ....? –Su preciada voz no le sale por la garganta.
__ ¡Seguramente bebiste toda la noche pillín!
__¡¡.....   ....... .........!! --¡Qué tonterías dice mi madre!
__ ¡Pobrecito estás sudando! ¡Ven al baño! ¡Cómo no te has podido levantar de la cama! ¡Pronto será de noche! ¡Has estado todo el día durmiendo! ¡No has hecho los vocalizos!
__ ¿...........? – ¡Dios mío mi canto, qué hora será!
__ ¿No puedes hablar hijo mío?
__ ¡¡..........!! --¡No mamá, no puedo hablar!
__ ¡Menuda juerga la de anoche! ¡Por esta vez, bien, pero que no se repita!
__ ¡¡....  ....  ....!! --¿Qué dice mi madre si por poco me muero?
__ ¡Muy hermosa y elegante la joven que te trajo esta mañana a casa! ¡Yo no estaba, pero todos los vecinos la vieron y me lo contaron! ¡Justo a la hora de tus vocalizos llegaron los dos en un auto!
__ ¿.... ......? ¡¡.... ......!! ¿.... .. .. .. ..? --¿Quién me trajo a casa? ¡No puede ser!
                A Juan Benito no sólo se le perdieron las palabras, también la mirada. Lo último que recuerda es cayendo al vacío en dirección al mar. El resbalón, la caída. ¡Va en picada! El primer impacto y su peso irrumpiendo en el agua. La visión, la conciencia, y las palabras, desaparecieron y Juan entró en la nada. Dejó de existir, de estar presente, de cantar, rezar, y venerar a la cantante. A su mito Yma Sumac. Todo se borró en un segundo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

ESOS ANDARES…….

“CUENTO NAVIDEÑO”

LA MISMA nada