“EL RETATO”


PUBLICACIÓN:(Ochenta y cinco)

No todos sobrevivían a una travesía tan larga. La hambruna, las tormentas, las enfermedades, la sed, y el calor abrazador quebrantaban la moral y la salud. ¡Hasta el punto de exterminar la vida! Fermín lo intentó todo para mantenerse con vida. Lo más importante, no dejarse ver durante el día en cubierta. En la noche salía de su escondrijo para beber y recolectar algún alimento que lo mantuviera en pie.
                ¡Uno más! Fermín con su navaja gravaba cada noche sobre la madera del barco los días de navegación. Cada raya un día. Las contó, y hasta el momento llevaba sesenta y cuatro rayuelas. Dos meses y unos días - -¿Cuántas marcas tendré que hacer para llegar, puede ser que no me alcance la madera del barco, o que mi navaja pierda el filo?-- Eran los pensamientos  que se hacía Fermín. Pero sabía que cada trazo significaba que su destino estaba algo más cerca.
                El joven Fermín remontaba el mar con rumbo incierto, al menos para él. En muchas noches, cuando se echaba sobre las amarras de la bodega para dormir, pensaba que posiblemente él sería el próximo en bajarse antes de llegar. Su salud se puede ver doblegada. Resistir estaba en sus cálculos si su tierno cuerpo se lo permite, y si su suerte le sigue acompañando. Si por algún descuido es descubierto robando comida, su ventura puede cambiar. ¡Las consecuencias no se las podía imaginar!

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿CÓMO HACER EL AMOR EN UN SITIO INCÓMODO?

ESOS ANDARES…….

¡FIDEDIGNOS Y PASADOS MOMENTOS!