“EL LIBRO”



PUBLICACIÓN:(Cincuenta y seis)

                Este olor le recordó las mañanas en su casa. Cuando su madre se levantaba a primera hora para dejar listo el desayuno. ¡No hay nada como los aromas que salen de la cocina cuando la luz del día comienza a entrar por la ventana! ¡Cada casa tiene sus secretos, pero en el fondo, los aromas de la recién comenzada mañana son universales! --¡Ahora siento cerca a mi madre! ¡Y si bebiera un sorbo de café, seguramente su figura se haría realidad!—Más que recordar, Orestes sintió por un instante las mañanas con su madre.
               Orestes se dejó llevar por su olfato--¡La cocina está a unos pasos de mi habitación! ¡Nada más tengo que girar, y con poco esfuerzo, dejarme llevar por la intuición! ¡Estoy en el umbral!-- En el fogón y de espaldas, la señora de la casa manipula la cafetera con destreza. Su estatura, su pelo, la forma de llevar la prenda de dormir, le recordaba a su madre.
__ ¡Hijo mío está el desayuno! ¿Quieres un poco de café antes?
__ ¡Si mamá!
__ ¿Qué decías? ¡Es que no escucho bien por la mañana!
Orestes se perdió por un instante. Pero su pérdida le gustó. ¡Ahora sabía que estaba en casa!
__ ¡Le decía señora Esther, que me gustaría mucho probar su café!
__ ¡Claro hijo mío! ¡Toma! –y la señora Esther le alcanzó una espléndida taza con fragancia de dioses.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ESOS ANDARES…….

“CUENTO NAVIDEÑO”

¿CÓMO HACER EL AMOR EN UN SITIO INCÓMODO?