“EL RETRATO


PUBLICACIÓN:(Ochenta y siete)

                Las altas temperaturas descendían en la noche. ¡Fermín sintió frío! Llevaba encima una camisa gastada y roída, la única que poseía. Sus pantalones a media pantorrilla con los bajos descocidos y gastados. Unos zapatos que nunca fueron de domingo. Y en el bolsillo del pantalón su navaja, la compañera que hacía las rayuelas. Nada más llevaba encima. En la bodega del barco quedó una manta que pudo subir a bordo, y que utilizaba para resguardarse cuando bajaban las temperaturas. Eran sus únicas posesiones.
                El capitán estaba encerrado en su camarote. El marino dio un toque en la puerta pero no recibió respuesta. Esperó unos segundos y volvió a la carga. ¡Nada! Sacó el cuchillo que llevaba enfundado en la cintura, y con el mango, golpeó nuevamente una y otra vez con más fuerza en la puerta. ¡Un rugido estremeció el pasillo!
__ ¿Quién llama a estas horas?
__ ¡Perdone mi capitán! ¡Soy yo, el marinero que está de guardia! –No sabía que responder el lobo de mar que ahora parecía un mimoso gatito:
__ ¿Qué quieres estúpido? –Resopló el capitán.
__ ¡Mi capitán, usted perdone! ¡Estaba haciendo mi guardia como de costumbre y................................!
__ ¡Al grano marinero! ¡Al grano!
__ ¡Sí mi capitán! ¡Sabe que siempre estoy con los ojos abiertos por............!
__ ¡Si no me dice ahora mismo lo que quiere, juro que le corto el pescuezo como a un pollo!


Comentarios

Entradas populares de este blog

ESOS ANDARES…….

“CUENTO NAVIDEÑO”

¿CÓMO HACER EL AMOR EN UN SITIO INCÓMODO?