“EL RETRATO”


PUBLICACIÓN:(Noventa y dos)

                El marino no llegó en la siguiente ronda. Y por la boca de la entrada a la bodega, en lo alto, una cascada de agua fluía escaleras abajo. Lo primero que pensó Fermín fue en los zapatos. Estuvo toda la noche frotándolos para que ahora se llenaran de agua. ¡El capitán lo colgaría antes de tiempo! Tomó el saco y los metió con cuidado dentro. No era la mejor idea, porque pensaba que entre ellos se podían golpear, pero no había otra solución si el agua seguía entrando a la bodega.
                Se colocó el saco en la espalda y miró hacía arriba. El agua cubría toda la parte baja de la bodega. El marinero no estaba, y Fermín pensó que posiblemente el capitán cambió de opinión, y más tarde vendría solamente a por los zapatos; pero el agua continuaba entrando con más fuerza por la boca de la bodega --¿Qué está pasando?—El joven Fermín se devanaba la cabeza, hasta que un torrente de agua lo lanzó por los aires. Ahora Fermín supo que estaba en dificultad.
                Se incorporó como pudo sin dejar el saco con los zapatos y comenzó a gritar --¡Estoy aquí, ayúdenme! ¡Le he limpiado todos los zapatos al capitán! ¡Ayúdenme por favor! ¡Si no me sacan se mojaran los zapatos de su capitán!— No recibió respuesta. Como pudo subió las escaleras hasta llegar a los barrotes de madera de la puerta y continuó gritando --¡Soy el limpiabotas del capitán! ¡Estoy aquí en la bodega! ¡Sáquenme por favor! ¡No quiero morir!—El barco comenzó a dar bandazos de un extremo  a otro hasta el punto de no poder mantener el equilibrio. Trató de meter la cabeza por los barrotes pero era imposible. A lo lejos vio un marinero echando un bote al mar. Llegaron otros, y otros, y muchos más. Fermín gritaba pidiendo ayuda, pero sus palabras se perdían en la nada.


Comentarios

Entradas populares de este blog

<<<< "LA MEJOR HORA PARA PROPORCIONARNOS UNA AUTO-SATISFACCIÓN" (Capítulo VI ) >>>>

¿CÓMO HACER EL AMOR EN UN SITIO INCÓMODO?

DE AMORES