“EL CANTANTE”


PUBLICACIÓN:(Sesenta y cinco)

                Uno de los empleados siguió a Juan. Fue el momento en que Juan para no levantar sospechas continuó hacia el baño. Pensó que había sido un error entrar en los servicios, pero al girar la cabeza se encontró con una ventana --¡Esta puede ser la salvación!-- Lo pensó sin saber hacia dónde se comunicaba. La abrió y daba a un patio interior. Esto le hizo suponer que estaba dentro del teatro. ´
                No le dio más vueltas a la cabeza y se deslizó por la ventana hasta caer en el estrecho patio. Desde donde estaba vio varias ventanas más, y por la más cercana entró. Fue a dar a una habitación al parecer con muchos trastos, porque su cuerpo rodó por el suelo al tropezar con un objeto, y continuó rodando al siguiente y al otro. Lo detuvo al parecer una pared. Se levantó y trató de orientarse con la poca luz que penetraba por la ventana. Era la habitación donde se guardaba la utilería y el atrezzo del teatro. ¡Ante sí el mundo del teatro y de la ópera! ¡No se lo podía creer! ¡Él Juan Benito los podía tocar con sus manos!
                Sintió voces del otro lado de la habitación y fue cuando regresó a la realidad. Dejó lo que tenía en las manos para buscar la puerta de salida. Se encontró con un pasillo. Siguió por él hasta que torció a la derecha. En el siguiente pasillo se encontró puertas a ambos lados del mismo. De una de las puertas salió un hombre fornido y bien vestido. Su rostro le pareció conocido, pero no estaba seguro de dónde lo había visto antes. La persona siguió por todo el pasillo hasta que se perdió. Juan se detuvo en la puerta por la que vio salir al hombre, y en la misma había una inscripción con el nombre de Tristán --¡Claro, es el cantante que interpreta a Tristán! ¿Cómo se me pudo escapar? ¡Si este es el camerino de Tristán, Isolda no debe de estar muy lejos! --¡Sabia conclusión de Juan!


Comentarios

Entradas populares de este blog

“CUENTO NAVIDEÑO”

¿CÓMO HACER EL AMOR EN UN SITIO INCÓMODO?

“EL CANTANTE”