“EL LIBRO”


PUBLICACIÓN:(Cincuenta y siete)

                Entrada la mañana el día permanecía tranquilo. Los dos habían terminado de desayunar. Era el momento que ambos estaban esperando. Esther deseaba saber el contenido del libro. Y Orestes disfrutar de la explicación, porque su futuro son los libros --¡Encontrar el secreto que guardan en su interior!-- Fue a la habitación y trajo el libro. Decidieron  quedarse en la cocina. ¿El motivo? ¡Ninguno! ¡Los dos pensaron lo mismo! ¡Estaban a gusto! ¡Y si fuera necesario, otra taza de café se deslizaría por sus gargantas!
__ ¡Señora Esther, no tengo palabras para decirle que estoy en deuda con usted!
__ ¿Qué dice hijo mío?
__ ¡Este libro me ha enseñado lo que muchos años de estudio no han podido! ¡Estaba seguro que faltaba algo! ¡Y está aquí, en este libro! –Orestes no sabía cómo continuar-- ¡Su marido de muchas formas ha tratado de comunicarse con usted! ¡Hasta que lo logró! ¡No quiero entrar en si es sobrenatural o antinatural, eso da igual! ¡Lo importante es el libro!
__ ¡Continua, continua hijo mío!
__ ¡Este libro es la herencia que le ha dejado su marido! ¡Su preocupación residía en qué sería de usted cuando el no estuviera! ¡Él escribió el libro, se manifestó, y al no tener respuesta, buscó otra vía para que se diera cuenta de la existencia de este escrito! ¡Es un espíritu muy puro, y por eso pudo lograr que todos los factores coincidieran!
__ ¡Me ha dejado sin palabras!
__ ¡Mañana será una mujer sin apuros económicos! ¡Fue el objetivo de su marido! ¡Pensó que al no poder darle un hijo, al menos le daría una vejez  confortable! ¡Desde este momento no necesitará un inquilino!
__  ¿Qué dices hijo mío? ¡Tú eres la sorpresa que guardaba el libro! ¡En este momento soy una mujer feliz! ¡No necesito nada más!
La anciana con su mano acarició la cara del joven, y le pidió que se quedara. El joven asintió, y cerrando el libro, le pidió otra taza de café.


Comentarios

Entradas populares de este blog

ESOS ANDARES…….

“CUENTO NAVIDEÑO”

¿CÓMO HACER EL AMOR EN UN SITIO INCÓMODO?