“EL LIBRO”



PUBLICACIÓN:(Cuarenta y cinco)

                Lo intentó todo. Cambió el color de la habitación, la ubicación de los muebles, compró ropa de cama nueva, y bajo el precio del alquiler. Una amiga le aconsejó la utilización del Feng Shui. Le dijo que la habitación debe estar en armonía con esta filosofía. ¡Y la escuchó! Lo único que permaneció igual fue la cama con la estantería de los libros. Es que la cama y la estantería constituían un solo mueble, y los tiempos no estaban para hacer una transformación radical. Lo que si hizo fue cambiar su ubicación, y colocó el mueble en la pared contraria, en la que le indicaba el Feng Shui.
                Y tuvo resultado. A los dos días Orestes llamó y preguntó por el precio del alquiler. Sin ver la habitación el trato se selló y en menos de una semana se mudó a la habitación. ¡Para Orestes la economía también constituía un problema!
                Después de la experiencia vivida con los demás estudiantes la casera no bajó la guardia. Cada vez que Orestes salía de la habitación para salir a la calle, aparecía la casera con la escoba y un paño de limpiar para dejar la habitación en orden. No importaba que todo estuviera en su lugar, la señora casera pasaba nuevamente todo su instrumental de limpieza. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ESOS ANDARES…….

“CUENTO NAVIDEÑO”

¿CÓMO HACER EL AMOR EN UN SITIO INCÓMODO?