“EL CANTANTE”



PUBLICACIÓN:(Cincuenta y nueve)

                Esta historia me la contó mi abuela hace muchos años. En la calle Murallas número 89 vivía un cantante que perdió la voz siendo muy joven. Pero no solamente la voz para el canto, sino el poder de la palabra. Sin saberlo dejó de emitir sonido. Sus labios se movían tratando de articular palabras pero no lo conseguía. ¡De la noche a la mañana dejó de hablar!
                Por esos días se encontraba en la ciudad una compañía de ópera muy reconocida a nivel mundial. El día anterior a la desgracia, antes de perder la voz, Juan Benito el cantante, asistió a la función de la noche. Salió de su casa temprano entonando una melodía rumbo al teatro. Su única ilusión, que la primera voz de la compañía le firmara un autógrafo al terminar la función. Tuvo el privilegio de sentarse en una de las primeras filas de la platea. No quería perder ni una sola nota de su soprano dramática preferida, Yma Sumac. Esa noche interpretaba la ópera Tristán e Isolda. Conocía todo su amplio repertorio, pero solamente por antiguos discos. Era la primera vez que iba a presenciar su voz en directo.
                No se puede decir que Juan Benito fuera un cantante novel o mediocre, no. Siempre decía que su oportunidad no había llegado.


Comentarios

Entradas populares de este blog

“CUENTO NAVIDEÑO”

¿CÓMO HACER EL AMOR EN UN SITIO INCÓMODO?