“El CANTANTE”



PUBLICACIÓN:(Sesenta y dos)

En verdad era impresionante su figura. En la cantante había una belleza fuera de lo normal. Su imagen llenaba el escenario. Y su voz paralizaba el silencio. Antes de mover los labios ya cantaba. Sus movimientos eran pausados al andar, dejando tras de sí una sombra de interrogantes. No eran únicamente los efluvios que se desprendían de su rostro, o sus condiciones histriónicas, no, era la totalidad de la soprano.
                Su fuerza escénica se podía comparar con un encantador de serpiente. Que embeleza al animal y lo deja desamparado. ¿Qué podía encerrar esta mujer? ¿Con qué sortilegio colmaba la sala de quietud? ¡Bien podía ser un ángel extraviado del cielo! Fue lo que llegó a pensar Juan Benito.
                La sala permanecía en silencio. Y nuestro amigo no pestañaba para no perderse un solo detalle, por muy pequeño que este fuera. La cabeza de Juan iba de un lado a otro siguiendo a los actores. Dejaba parte de su vida en cada minuto. Aunque su objetivo se concentraba fundamentalmente en dicha cantante. En este momento se prometió no perderse ninguna de las funciones que quedaban. Y si fuera necesario, dormiría a las puertas del teatro para ser el primero en comprar la entrada. El siguiente sería pedirle a Yma Sumac un autógrafo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

ESOS ANDARES…….

“CUENTO NAVIDEÑO”

¿CÓMO HACER EL AMOR EN UN SITIO INCÓMODO?